citykitchen-relatoria-segplato02

El Segundo Plato de Citykitchen

16 junio, 2014 - Sesiones

22/Abril/2014 – en el Terrario de INTERMEDIÆ.

El Segundo Plato de Las Mesas de Citykitchen tuvo como objeto analizar algunas de las problemáticas que se entrecruzan en la construcción emergente de la ciudad y su convivencia con “lo público”, con la intención de desarrollar y proponer herramientas útiles que nos permitan desarrollar  los futuros posibles que imaginamos.

El caso de estudio fueron los Huertos Urbanos de Madrid, partiendo del doble relato que del Proceso de Regulación de los Huertos Urbanos de Madrid  nos ofrecieron desde la Red de Huertos (funcionando desde 2010, y de la que participan más de 30 huertos en la ciudad de Madrid) y algunos de los técnicos municipales que se están responsabilizando del proceso de regulación (en marcha desde 2013) desde el Área de Gobierno de Medioambiente del Ayuntamiento de Madrid.

La segunda parte de la sesión se centró en abordar, divididos en grupos de trabajo, los siguientes asuntos:

¿Qué se debate al proponer consolidar un marco legal que permita e incentive proyectos de gestión ciudadana participada? – PROTOCOLOS DE INTERVENCIÓN Y NUEVO CONTRATO URBANO, en el grupo acompañado por Javier de la Cueva.

La interlocución entre administración y ciudadanía está realmente oxidada, es preciso construir nuevos canales que la favorezcan y la reinventen. La propia comunicación dentro de los contextos ciudadanos o dentro de las distintas áreas de la Administración tampoco resulta sencilla. Existe una necesidad de diseñar, proponer y practicar nuevos modelos de gestión que agilicen y estimulen esta comunicación transversal. –  MEDIACIÓN Y COMUNICACIÓN ENTRE LAS PARTES, en la mesa acompañada por Pablo Llobera

-Existen grandes problemas de gestión y mantenimiento en los proyectos de gestión ciudadana, producidos por el limbo legal en el que se encuentran. PROCESOS EXPERIMENTALES DE GESTIÓN Y MANTENIMIENTO, acompañada por Emilio Luque

Cerramos la sesión con una puesta en común de los asuntos que se habían abordado en los diferentes grupos, y seleccionar propuestas sobre las que seguir trabajando.

citykitchen-relatoria-segplato01


Estructura y desarrollo de la Sesión

Tras una introducción al contexto de Citykitchen para los invitados que acudían por primera vez, y una explicación de la estructura y objetivos propuestos para la jornada, el Segundo Plato comienza con Pablo Llobera, en representación de la Red de Huertos Urbano de Madrid (Rehdmad) relatando el proceso de generación y consolidación de esta red y cómo han gestionado la negociación con el Ayuntamiento de Madrid para el abastecimiento de recursos básicos (agua de riego) y la regularización del uso (mediante convenios o cesiones) para la agricultura en suelo urbano, pues los huertos urbanos tienen la particularidad de no estar considerados un “uso urbano” y por lo tanto, están fuera de la legislación actual.

(Presentación de la Rehdmad. Documento bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 Unported). Posteriormente intervienen desde la Dirección Gral de Sostenibilidad, introduciendo el “Programa de Huertos Urbanos Municipales”, poniendo sobre la mesa el por qué redactar un “pliego de condiciones de procedimiento abierto”, tanto para regularizar los huertos existentes como para gestionar la multitud de solicitudes nuevas que reciben (desde AMPAS de colegios, ONGs y Juntas municipales), cuáles han sido y son los problemas principales a los que se han enfrentado, qué actores intervienen en él y qué condiciones legales han de cumplir los huertos urbanos como espacios comunitarios, para desarrollar su actividad con normalidad sobre suelo público.

(Presentación realizada por técnicos del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid. Documento bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 Unported).

Las condiciones exigidas a los huertos iba limitando progresivamente la cantidad de espacios que podían acceder al proceso de regularización, y eso se resolvió por parte de la Red manteniendo unido el grupo desde la convicción de que este proceso era sólo un paso más dentro de los objetivos propios que la red se plantea: no perder la estética propia ni la capacidad de gestionar los espacios con independencia, caminar hacia la soberanía agroalimentaria, y desarrollar los huertos urbanos como proceso político.

Estos asuntos tienen relación directa con los abordados por la mesa de trabajo 1: PROTOCOLOS DE INTERVENCIÓN Y NUEVO CONTRATO URBANO en la que se trabajó sobre:

– Las fórmulas conocidas de contrato entre la Administración y los colectivos sociales (encomiendas, concursos públicos, cesiones o proyectos especiales), están basadas en una gestión del suelo como “bien escaso”, y la titularidad municipal se entiende como la fórmula (dentro de las posibilidades administrativas actuales) más abierta, pues garantiza la “libre concurrencia” y existen fórmulas para experimentar modelos de gestión “internos” sobre esos suelos, pues la demanda no consiste en acceder a la gestión, sino en “poder gestionar de otras maneras”.
Sin embargo, el grupo abre la posibilidad de alejarse de la lógica de la propiedad para asignar competencias e indagar en otras fórmulas (ej. una licencia cc para el suelo).

-Sobre la necesidad de predeterminar los usos del suelo: El grupo matiza sobre la diferencia entre hacer “uso efímero” (acampada sol) y montar proyectos “de continuidad” como es el caso de los huertos y aparecen conceptos como “Derecho de uso inocuo” de un espacio y el Derecho de Espigueo, una especie de contrato de usufructo.
El conflicto aparece cuando la burocracia de la administración requiere de una asociación registrada y regulada para poder interlocutar y evitar la arbitrariedad en las asignaciones y la inseguridad jurídica que conlleva la flexibilidad de las normas.
De esto surge una propuesta más experimental, configurar una Red de Espacios de Innovación ciudadana, y que sean los espacios y no las personas asociadas, las que gocen de un marco regulador excepcional, que evite la hiper-regulación homogeneizadora apostando por la buena gestión de los bienes comunes.

(Quedan en el aire preguntas muy relevantes, ¿Cómo hacer posible lo que ahora es excepcional?¿Qué forma legal puede cubrir estos nuevos acuerdos?¿Qué debería contemplar un contrato de estas características?¿Qué área o áreas de la administración podrían o deberían asumir esta relación?¿Quién o quiénes promueven estos proyectos?¿Quién se invita a concursar?¿Cómo se realiza la licitación? )

El segundo aspecto clave es el de la mediación y la comunicación entre las partes. La Red de huertos lo puso de manifiesto con su cronología del proceso negociador, pues a medida que iban ganando legitimidad frente al Ayuntamiento y autonomía para interlocutar de forma autónoma (en el inicio, la Rehdmad estaba formada por cinco huertos urbanos y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, habitual interlocutor con la administración) se iban sucediendo desalojos inesperados por parte de Juntas de Gobierno. También la dificultad que se encuentra este área de Mediambiente al no poder abordar la regulación de huertos en suelos que pertenecen a otras áreas, pone de manifiesto la falta de comunicación transversal y las contradicciones internas dentro del Ayuntamiento. Compartiendo como premisas de partida respetar lo que ya exixtía sin tratar de uniformizar estéticamente los huertos, ni interferir en sus procesos internos de gestión, el proceso se centra en garantizar la libre concurrencia.

El grupo de trabajo que abordó este asunto, se centró en la necesidad de diseñar, proponer y practicar nuevos modelos de gestión que agilicen y estimulen esta comunicación transversal repensando las figuras con las que cuenta la administración, las nuevas figuras de los profesionales que acompañan los proyectos, los nuevos roles ciudadanos y las alianzas entre estos. Es necesario definir el lugar que ocupan las “decisiones políticas” en estos procesos y hacerlas conversar con los criterios técnicos.

En tercer lugar, afrontamos el reto de  la gestión y el mantenimiento de estos espacios inmersos en procesos experimentales.  En el caso presentado en esta sesión, se identificó principalmente el  “tema del agua”: quién debe asumir este gasto o cuáles serían las condiciones si el Ayuntamiento cediera el agua. Y junto con el consumo del agua otras necesidades ya identificadas en otras sesiones, como son el pago de un seguro de responsabilidad civil, la limpieza del espacio o la obtención de recursos materiales.

Sabemos que los recursos demandados por las iniciativas ciudadanas al Ayuntamiento de Madrid están gestionados por diversas áreas del mismo, y repasando la respuesta que cada una da a estas demandas ciudadanas, vemos que  mientras algunas áreas se platean colaborar en el mantenimiento de los espacios a través de la cesión de recursos (principalmente materiales) o la oferta de formación específica, otras optan por ceder las competencias y responsabilidades de mantenimiento a los grupos ciudadanos que gestionan el espacio. No hay un criterio aplicado homogéneamente, por tanto.

Además sumamos otras cuestiones al debate de qué significa gestionar y mantener un espacio desde el punto de vista de las iniciativas ciudadanas: la mediación con todo tipo de personas que se acercan y usan estos lugares, (en ocasiones con problemas personales que superan las capacidades de los gestores del espacio), la toma de decisiones como grupo o el equilibrio en el reparto de responsabilidades y tareas. Todas estos retos sumados a los antes mencionados producen el desgaste y en ocasiones desaparición del grupo motor, de ahí la importancia de descargar a los grupos gestores de responsabilidades.

Y desde el punto de vista de la administración también hay tareas relacionadas con el mantenimiento que son importantes y que normalmente no se tienen en cuenta, como el control de plagas o el aspecto estético de los espacios.

Casi ninguna de estas cuestiones tiene actualmente una solución que contente a todos los agentes o que no conlleve un gasto económico que deba asumir alguna de las partes. El grupo de trabajo hizo el esfuerzo de imaginar como podría realizarse la gestión y mantenimiento de una manera más integral y aunque no se llegó a definir ningún escenario se plantearon algunas ideas como la existencia de una comisión de seguimiento, similar de alguna manera a la comisión de evaluación que se está tratando de diseñar en el proceso de regulación de los huertos, o la existencia de subvenciones económicas que faciliten el desarrollo de las tareas de mantenimiento.

Quedaría para futuras sesiones un trabajo más en profundidad de cada una de las necesidades y tareas que se han definido, pensando que quizás todas ellas podrían estar gestionadas por una oficina de mediación.

 

Por último dejamos a disposición el audio completo del encuentro, acompañados de un mínimo minutaje que facilita su escucha.

00:00:00 Presentación del proyecto Citykitchen
00:02:16 Resumen de los encuentros anteriores de Las Mesas de Citykitchen
00:04:56 La Red de Huertos Urbanos de Madrid cuenta su experiencia en el proceso de regularización
00:29:45 Técnicos del Ayuntamiento cuentan su experiencia en el proceso de regularización
1:07:43 Se presenta la dinámica de trabajo
1:12:10 Conclusiones de la Mesa 1
1:15:46 Conclusiones de la Mesa 2
1:24:10 Conclusiones de la Mesa 3
1:35:38 Cierre de la sesión

Las Mesas de Citykitchen es un programa de trabajo en forma de encuentros mensuales donde explorar y desarrollar nuevas herramientas de colaboración y gestión urbanística entre ciudadanos, administración y profesionales de diferentes ámbitos.